“Rubalcaba es el cambio solvente, el de verdad”

Rubalcaba es el cambio solvente, el de verdad

María González, portavoz de la candidatura de Alfredo Pérez Rubalcaba

Es una de las dirigentes socialistas más jóvenes integrada en el núcleo duro de la candidatura de Alfredo Pérez Rubalcaba. Miembro de la Ejecutiva Federal desde 2008, donde ocupa la Secretaría de Innovación y Nuevas Tecnologías, esta diputada por Murcia de 32 años expresa su confianza en un amplio triunfo de su candidato en el 38º Congreso del PSOE.

Rubalcaba plantea la labor de oposición como una de las claves para recuperar el partido.

—Sí. Nosotros creemos que todo este proceso y el Congreso tienen que servir para salir más reforzados, con el objetivo de que todos los cambios que hay que hacer vayan encaminados a un partido más fuerte, más útil, y a realizar una oposición necesaria en la situación que tiene ahora mismo el país, y con la mayoría absoluta del Partido Popular. El gran objetivo, con todo el proceso que estamos haciendo, es que salgamos del congreso con un partido mucho más fuerte, que sirva a los ciudadanos, que es lo más importante de todo.

—Una parte importante del discurso de la candidatura de Rubalcaba se centra en una salida socialdemócrata de la crisis, con cohesión social. ¿Cómo se sustancia esa salida socialdemócrata de la crisis?

—Nosotros creemos que la salida de la crisis no puede estar basada sólo en ajustes. Es necesaria una inversión que pueda ayudar al crecimiento; sobre todo, estamos convencidos de que la crisis no puede ser la excusa para los recortes sociales, para una mayor desigualdad.

Hay dos modelos de salida de la crisis, uno con mayor igualdad, y otro, mediante el recorte de lo social, abandonando la Ley de Dependencia, eliminando la Renta Básica de Emancipación… En nuestro modelo es muy importante la reforma fiscal, especialmente, cuando el Partido Popular en la campaña se comprometía a no subir impuestos, y ha terminado haciéndolo.

Nosotros creemos que se puede pedir un mayor esfuerzo a quien más tiene, tanto a la banca, como mediante un impuesto a los
grandes capitales.

“Planteamos celebrar una Conferencia Política dentro de un año”

—¿Cómo se puede hacer compatible la crítica a los recortes sociales, cuando se han aplicado otros estando en el Gobierno?

—Todos somos conscientes de la difícil situación en que vive España, y de los esfuerzos como país y como ciudadanos hemos tenido que hacer y tenemos que hacer, pero los límites están muy claros; no es lo mismo pedir en determinados momentos un esfuerzo concreto, que eliminar políticas sociales y superar determinadas líneas rojas.

En las comunidades autónomas se ve muy claramente. Ahí están los presupuestos de Andalucía y los del resto de las comunidades autónomas. Mientras, el PP no pone ningún reparo en quitar la Renta Básica de Emancipación o eliminar o disminuir políticas que son muy necesarias, como las dedicadas a combatir la violencia de género, o la educación. Aquí es donde se marcan las diferencias; es tiempo de austeridad para todos, pero las prioridades demuestran mucho cuál es el modelo de la derecha y el nuestro. Hay una particularidad: nosotros hemos podido esfuerzos a los ciudadanos, sin superar líneas rojas, pero los que entonces se llevaron las manos a la cabeza cuando los pedimos, son ahora va a los que están haciendo ajustes mucho más duros.

—¿Resulta útil la campaña presencial en los territorios?

—Es tiempo de debate, es tiempo de los militantes; es tiempo del partido, y el debate se está dando en cada municipio, en cada provincia, en cada región. Seguro que es útil; me parece imprescindible. Cada acto que estamos teniendo con militantes –porque nosotros aquí no damos mítines- genera debates, y con cada debate mejoramos un poquito el partido. Ese es el gran objetivo de todos: salir con un partido mucho más fuerte, mucho más atractivo, mucho más abierto. Y para eso, la presencia de los territorios es fundamental. Es imprescindible escuchar a los compañeros.

—En esta batalla territorial, se comenta que Carme Chacón parte con casi la totalidad de los delegados catalanes. La federación numéricamente más importante es la andaluza, ¿cómo está la situación allí?

—Andalucía se compone de muchas provincias. Allí está teniendo lugar su proceso de debate en las agrupaciones locales y en los ‘congresillos’, como los llamamos. Son ellos los que libremente decidirán cuál es su opción. La Ejecutiva regional ha mantenido una postura pública de neutralidad activa, y lo que creo que compartimos todos, tanto el PSOE de Andalucía, como el del resto del país, éste es muy importante para Andalucía este congreso, y para el PSOE de Andalucía, en las dos direcciones; con lo cual, gane quien gane en febrero, estaremos todos unidos para volver a ganar Andalucía y poder seguir teniendo un modelo diferente de gestión, de defensa de las políticas públicas, y de salida de la crisis más justa, con respecto a la mayoría de España, que es una gran mancha azul.

—Muchos han coincidido también en que ha habido poco tiempo desde la derrota electoral hasta el congreso. ¿Hubiera sido conveniente posponerlo para dar más tiempo al debate?

—Esto ya no procede, porque el congreso está convocado. Cada uno tendrá su opinión y su preferencia, pero a mí me parece que teniendo las Elecciones andaluzas tan pronto, había que hacer el congreso y plantearlo como lo estamos planteando desde la candidatura de Rubalcaba, que es como un punto de partida. Es evidente que desde ya, no vamos a solucionar la situación que tiene el Partido Socialista, ni las derrotas electorales, ni la situación que tenemos como país –me refiero como acción política-. Pero se plantea este congreso como un punto de partida, con muchas medidas, como las que ofrece el proyecto de Rubalcaba, como hacer una Conferencia Política aproximadamente dentro de un año, hacer conferencias con mucha participación de los militantes cada año; abrir la militancia a la Red, abrir la elección de candidatos a la presidencia con primarias abiertas a los simpatizantes, al final, esto será un buen punto de partida hacia el futuro que tenemos que conseguir, que es recuperar la confianza de los ciudadanos, que es lo que más nos preocupa a todos.

—¿Pero ha habido tiempo suficiente para un debate ideológico y estratégico?

—Está habiendo un debate intenso en cada agrupación local, en cada federación, y que además, también se está proponiendo por parte de la otra candidatura, y con la ponencia marco del congreso. El programa electoral que llevamos a los últimos comicios ya fue una gran reflexión interna, muy participada en el marco de la conferencia política.

Creo que sí, que está habiendo un debate muy de fondo, y que las soluciones tienen que trabajarse. Recuperar la credibilidad de la ciudadanía no se hace en un mes; se están dando pasos, como la propuesta de primarias abiertas, que abre mucho más el partido, pero recuperar la credibilidad es cuestión de más tiempo, y el congreso tiene que ser un punto de partida.

—¿Cuáles son las principales líneas estratégicas del cambio que promueve Rubalcaba?

—Proponemos con cambio profundo de cultura del partido, en el que se prime mucho más el protagonismo del militante, desde el punto de vista de la iniciativa política.

No queremos que el militante opine cada cuatro años, como ahora mismo, de cara a un congreso, sino que vamos a tratar de abrir todos los mecanismos para que el militante pueda hacer aportaciones directas y su iniciativa política cuente. Otra seña de identidad nuestra es el municipalismo; estamos convencidos de que el proyecto tiene que ser de muchos líderes, y eso nace de los municipios.

Más personas, más militancia, más iniciativa política, más municipalismo, más Europa; que contemos con un Partido Socialista Europeo más fuerte para poder dar respuestas desde la izquierda a lo que está sucediendo en el continente. Más democracia interna, más democracia en general. Estas podrían ser nuestras señas de identidad.

Al final lo que proponemos es más PSOE, más socialismo y modernizarnos para impulsar el gran proyecto que representa este partido para los ciudadanos de este país; seguir siendo la fuerza de izquierdas que realmente tiene capacidad de transformar nuestro país.

—¿Se sienten ganadores?

—Creemos que hay una mayoría de personas que creen que Rubalcaba es el cambio solvente, el cambio de verdad. En los congresos deciden las federaciones, las provincias, los delegados, pero nosotros creemos que hay una gran mayoría que confían en Rubalcaba.

Sé el primero en comentar en «“Rubalcaba es el cambio solvente, el de verdad”»

Dejar un comentario